¿Qué implica la Pérdida Total de un vehículo? - Privat asesoramiento
17063
post-template-default,single,single-post,postid-17063,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.2.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

¿Qué implica la Pérdida Total de un vehículo?

¿Qué implica la Pérdida Total de un vehículo?

La pérdida total es una de las garantías o coberturas que encontraremos en nuestra póliza de auto. Se entiende que nos encontramos ante una pérdida o siniestro total, cuando la reparación del vehículo es superior a su valor actual o bien cuando es irrecuperable.

Podemos distinguir entre:

Pérdida Total Real o Efectiva, cuando el vehículo queda destruido completamente, el asegurado queda privado de su uso, o cuando desaparece.

Pérdida Total Constructiva, cuando el coste y los gastos de reparación del vehículo son superiores al de su valor asegurado.

Pérdida Total Arreglada, cuando habiendo sufrido el objeto asegurado un daño de gran magnitud, que no llega a ser tan importante como para ser declarado Pérdida Total Constructiva, asegurado y asegurador pactan normalmente en una suma inferior a la suma asegurada y dejando los restos a favor del asegurado.

El objeto de seguro en una póliza de autos es el valor del propio automóvil antes de que se produzca un siniestro. Para saber si un coche puede ser considerado en estado de pérdida total, es imprescindible conocer su valor.

Según la aseguradora que contratemos, una pérdida total se dará en los casos en los que el coste de reparación esté entre el 75 y el 100% de su valor. Dicho valor depende de la antigüedad del vehículo y el valor de indemnización:

Valor a nuevo – valor del auto nuevo

Valor venal – valor de venta del auto en el momento del siniestro

Valor de mercado o reposición – valor de compra del auto en el momento del siniestro

Finalmente, a dicho valor se le resta el valor de los restos del vehículo siniestrado ya que éstos pueden venderse a un desguace y obtener una cantidad determinada por ellos.

En caso de pérdida total, recomendamos contactar con el mediador de seguros para recibir el asesoramiento adecuado.